La frase “no hay nada nuevo bajo el sol” pertenece al Eclasiastés (1:9), uno de los libros más antiguos de la Biblia. Esto nos viene a decir que hace treinta siglos ya eran conscientes de que todo se había dicho antes y que, básicamente, siempre vemos o hablamos sobre lo mismo. Dicho de otra manera, ¿hay algún tema que dejaran sin tratar los clásicos?

Según esta visión, la filosofía, la literatura y el cine son una eterna repetición. Apenas unas pocas historias a las que se vuelve una y otra vez. Hay un libro magnífico escrito por los profesores de la Universidad Pompeu Fabra, Jordi Balló y Xavier Pérez, que abunda en esta tesis. Se llama La Semilla Inmortal y en él se explica cómo las grandes películas del cine retornan a estos 21 argumentos universales sobre las grandes inquietudes del hombre.

star wars y los clásicos

StarWars es la historia de una familia. Una genealogía de los Skywalkers donde identificamos meridianamente muchos de estos arquetipos narrativos. El más evidente es el complejo de Edipo. La tragedia de Sófocles sostiene el guión. Luke representa la búsqueda obsesiva por la identidad y el conocimiento de sí mismo. Tras conocer la terrible verdad sobre su origen, al igual que Edipo, combate a muerte con su padre. Una lucha de la que también saldrá lisiado (Edipo se arrancó los ojos) La dimensión freudiana de esta confrontación ilustra la eterna vinculación de amor y odio entre padres e hijos.

Por otra parte, la relación de Luke con Leia recuerda a Antígona, con guiño incestuoso incluido: Luke se besa en los labios con la princesa antes de saber que en realidad es su hermana. Del mismo modo, el complejo de Electra se percibe en ‘El despertar de l fuerza’ con una Rey en busca de su padre.

Y no son estos los únicos casos. El universo StarWars es ingente y está en continua expansión con múltiples historias paralelas con reminiscencias clásicas. Así, los clones y sus ejércitos nos hablan de la creación de vida artificial y los mitos de Pigmalion y Prometeo. De Harrison Ford podemos decir que es un Don Juan. Y el amor prohibido de Romeo y Julieta se equipara con el de Anakin y Padme. La búsqueda de una nueva patria con líderes mesiánicos como los Jedis es la que inspira la lucha de la República, lo cual nos recuerda a La Eneida y a Jasón y los argonautas. El ansia de poder (Macbecht) y el pacto con el diablo (Fausto) sostienen a los Sith como los intrusos destructores y malignos en la saga que ideo George Lucas. Más aún: ¿el ser desdoblado de personajes como Darth Vader o Kylo Ren no es una reinterpretación de la dicotomía entre el bien y el mal del doctor Jekill y Mr Hide?

 

Star Wars Luke en Hoth

 

StarWars cambió el lenguaje del cine y las reglas del mercado. Es un fenómeno global sin parangón ¿Quién hay más famoso que Darth Vader? Niños y mayores del mundo entero seguimos fascinados desde hace treinta años por los avatares de los Skywalker y los Jedis. Lo curioso es que sus productores no han captado nuestra atención por sus argumentos, que ya vemos que son los de siempre, sino por la forma majestuosa de narrarlos. Quizás también porque en el fondo somos como niños, que nos gusta que nos cuenten una y otra vez las mismas historias, y nos enfadamos si nos las cambian.