Durante el pasado verano, productores y ejecutivos de Disney decidieron volver a rodar al menos un 40% de las escenas de Rogue One: una historia de Star Wars. El porqué es sencillo: el largometraje no se sentía al mismo nivel que los clásicos, faltaba ese sentimiento épico ‘je ne sais quoi’ que las caracteriza a todas.

Aunque el material no se ha testeado en público aún, los afortunados en haberlo visto comentaron que carecía del sentimiento Star Wars y que tenía un tinte bélico. El spin-off de Stars Wars fue filmado de nuevo añadiendo más luminosidad a algunas escenas, haciendo desaparecer ese sentimiento bélico. También se añade un tono más divertido y distendido a la historia, quitando gravedad a muchas escenas de lucha.

Esta película se centra en la misión, insinuada en la primer película de la saga, de proteger los planos de la Estrella de la Muerte. La película será lo más parecido a una precuela, comienza antes de ‘Una Esperanza Nueva’ y termina unos 10 minutos antes del comienzo de la citada película. El tono usado debía ser el mismo. ‘Cualquier cosa que no sea extraordinaria no vale’. Dijo un trabajador del estudio.

Una sorpresa no confirmada: Han Solo puede hacer una aparición en Rogue one de la mano del actor Alden Ehrenreich.

El volver a filmar algunas partes, añadir escenas rodadas con posterioridad, agregar actores o personajes con apariciones cortas pero estelares son procesos muy usuales en los rodajes de hoy en día. Aún más cuando hablamos de películas tan míticas y de una saga con millones de fans y taquilla aún más abultada. Rodajes como éste incluyen muchas escenas con ‘pantalla verde’ que pueden crear momentos sin explicaciones satisfactorias o lagunas en la narración. Incluso los contratos de los actores contemplan la posibilidad de nuevas filmaciones para añadir al primer set de escenas.

En la era que estamos viviendo, donde la ciencia ficción parece formar parte de la vida diaria, no pueden cometerse errores de grabación, de narración audiovisual ni de discontinuidad. El miedo de Disney a la reacción de los fans no es infundado: los actores no son internacionalmente conocidos, no se hacen referencias a personajes queridos por los seguidores, etc. La actuación de Felicity Jones parece dejar mucho que desear y los fans cargan contra su supuesta falta de carisma y personalidad frente a la cámara.

Todas las especulaciones tendrán su colofón final con el estreno de la película.